jueves, 12 de abril de 2012

Fundamentos Neurobiológicos

Existen una serie de modelos dimensionales de la personalidad que se han ido desarrollando para explicar las relaciones existentes entre las posibles alteraciones cerebrales y  los trastornos de la personalidad. Entre estos modelos cabe destacar las aportaciones de Eysenck, Cloninger, Zuckerman y por último las de Siever y Davis.

            Carrasco y Díaz (2003) señalan una serie de marcadores biológicos que permiten agrupar a los distintos trastornos de la personalidad, a saber: indicadores biológicos de los rasgos cognitivos, indicadores biológicos del rasgo exploratorio, indicadores biológicos del rasgo afectivo, indicadores biológicos del rasgo impulsivo e indicadores biológicos de los rasgos ansiosos. Estos indicadores serán los que se expondrán a continuación.

a)      Indicadores biológicos de los rasgos cognitivos: aspectos de los procesos básicos cognitivos como la capacidad de atención, la capacidad de discriminación entre los estímulos-conceptos y organizarlos adecuadamente para, posteriormente, dotarlos emocionalmente, parece estar relacionados con la actividad dopaminérgica de los lóbulos frontales. Aquellos sujetos que tienen una disfunción en esta área, presentan una alteración en su personalidad. Esta alteración estaría presente en los trastornos de la personalidad esquizoide, esquizotípico, límite y antisocial.

b)      Indicadores biológicos del rasgo exploratorio: este rasgo está relacionado con conductas como la sociabilidad, la tendencia a la acción, a la escasa reflexión y evitación de la monotonía y a la necesidad de estímulos excitantes y novedosos. La noradrenalina  (que regula el nivel de arousal) y la dopamina (que regula la actividad psicomotriz) son los marcadores biológicos más consistentes de ésta dimensión. Esta alteración estaría presente  en los trastornos de la personalidad límite, histriónico y antisocial.

c)      Indicadores biológicos del rasgo afectivo: se refiere a la capacidad de manipular el entorno con la finalidad de evitar el desequilibrio afectivo unido a la vulnerabilidad afectiva basal de cada sujeto sería lo que determina la estabilidad anímica de cada sujeto. Serían la hiperactividad colinérgica, la hiperactividad noradrenérgica y la hipoactividad serotoninérgica las que estarían presentes en trastornos de la personalidad como el límite y el histriónico.

d)      Indicadores biológicos del rasgo impulsivo: este indicador valora la capacidad y el grado de control sobre la propia conducta y los impulsos puede verse alterada en forma de intentos de suicidio, acceso de ira o abusos de sustancias. Sería la hipoactividad serotoninérgica, alteraciones epileptiformes e hiperactividad dopaminérgica subcortical,  las que determinarían la presencia de los trastornos de la personalidad límite, histriónico y antisocial.

e)      Indicadores biológicos de los rasgos ansiosos: este indicador está presente en conductas de inhibición y evitación en respuestas de peligro, así como en actitudes de contención y control excesivas. Sería la hiperactividad del receptor serotoninérgico postsináptico las que darían lugar a la afectación clínica de los trastornos de la personalidad por evitación, por dependencia y el trastorno obsesivo compulsivo de la personalidad.

           
            En los apartados siguientes se expondrán el modelo psicobiológico de la personalidad de Cloninger primero una aproximación general a su teoría para posteriormente ir analizando cada uno de los trastornos de la personalidad de forma más específica. 


Dr José María Hernández. Psicólogo Clínico y Sexólogo. Clínica mensalud Plasencia. Cáceres. http://www.mensalud.es


No hay comentarios:

Publicar un comentario